forex trading logo

Home La Fundadora
Mensaje
  • Directiva de privacidad EU

    Este sitio web usa cookies para manejar autentificaciones, navegacion, y otras funciones. Para visitar nuestro sitio web, usted debe aceptar que podemos colocar estos tipos de cookies en su dispositivo.

    Ver documentos de e-Directiva de Privacidad

La Fundadora PDF Imprimir E-mail

 

La noble dama doña Amalia Bosarte y Taléns[1] de la Riera nació en la Villa y Corte de Madrid el año 1829. Es la única hija del matrimonio de Clemente Bosarte Martínez[2], natural de Madrid, y de la carcaixentina Josefa Antonia Taléns de la Riera y Brú. Fue bautizada en la Parroquia de san Salvador y san Nicolás. Por línea paterna era nieta del historiador Isidoro Bosarte de la Cruz[3] y de Juana Martínez de León, y por línea materna del regidor perpetuo de Carcaixent, Salvador Taléns de la Riera y Juana Bautista Brú Guerau. El padre, militar de profesión, llegó a ser coronel del Regimiento de Caballería “Castilla”. A la muerte de su madre, acaecida en la villa de Olmedo (Valladolid) el 29 de abril de 1830, cuando apenas contaba con cuatro meses de edad, su padre ante la imposibilidad de poderse dedicar a su educación, por su empleo de militar, confió su educación y la administración de su patrimonio a su hermano José Bosarte Martínez[4], casado con Pascuala Taléns de la Riera y Brú[5], que tenían su residencia en la calle de santa Ana –actual edificio del Asilo –, donde permaneció gran parte de su juventud.

Cuando apenas contaba con diez y ocho años de edad, el 20 de noviembre de 1847 contrajo matrimonio en la Parroquia de Carcaixent con el noble terrateniente Estanislao Marau[6] y Leiva de Córdoba. La ceremonia fue oficiada por el cura párroco Francisco Espinós Rubió, actuando de testigos Isidro Hernández, sacristán, y su cuñado Indalecio González del Valle Ición, coronel del Cuerpo de Artillería; haciendo cartas dotales el día anterior, ante el notario Carlos Maseres Taléns. Fueron sus padres Estanislao Marau Brú, coronel del cuerpo de Artillería en las plazas de Gibraltar y Málaga, y de María de los Dolores Leiva de Córdoba, nacido el La Ollería ca. 1820.

Establecieron su residencia en Valencia, La Ollería[7] y Carcaixent. En Carcaixent aparece documentada la única hija del matrimonio, que falleció el 2 de mayo de 1849, a los 12 días de su nacimiento. En La Ollería fueron padrinos del bautizo del que años más tarde fue ecónomo de nuestra parroquia, el reverendo Pascual Brú Ferreres (1897-1898), el 23 de octubre de 1862[8], hijo del administrador de sus tierras y bienes. Estanislao Marau fue uno de los protagonistas de la Revolución del 1868[9] en La Ollería. Después de veinticuatro años de matrimonio, doña Amalia enviudó el 3 de marzo de 1871[10].

A la muerte de su primer esposo, contrajo segundas nupcias con el terrateniente y político valenciano Eduardo Maestre Toviá, hijo de Rafael Maestre Nebot y de María Ana Toviá Taléns, oriunda de Carcaixent. Nació en Ontinyent, el 19 de febrero de 1833. Licenciado en derecho por la Universidad de Valencia. Finalizada la carrera se trasladó a Madrid, donde el ministro Luis Mayáns y Enríquez de Navarra (Requena, 1805-Madrid, 1880) lo colocó en el ministerio de Gracia y Justicia. Participó activamente en el golpe de estado alfonsino que dio paso a la Restauración[11], lo que le llevará a ser designado miembro de la Diputación Provincial de Valencia por el Capitán general en 1875; continuó desempeñando el cargo hasta el año 1881 en representación del distrito de Ontinyent. En febrero de 1881 fue elegido diputado a Cortes por el distrito de Albaida en sustitución de Luis Mayáns, pero no llegó a tomar posesión del escaño debido a la caída del gobierno del Partido Conservador. Últimamente, entre 1891 y 1893, será senador por Valencia. Al igual que su padre, fue un gran terrateniente, con posesiones en Ontinyent, Fontanars dels Alforins, Sueca y Carlet. Murió en la casa de campo “Santa Amalia” de Fontanars dels Alforins (Valencia), el 4 de septiembre de 1896, siendo trasladados sus restos mortales al Cementerio General de Valencia.

El 2 de agosto de 1895 doña Amalia Bosarte, dotada de una considerable fortuna y ante la falta de herederos forzosos, redactó su testamento en Valencia ante el notario Miguel Tasso Chiva, actuando de testigos el doctor José María Llopís Domínguez, catedrático de la Facultad de Derecho, Francisco García Albán y Vicente Albert Benavent.

En la cláusula XI dice lo siguiente: “Ocurrido el fallecimiento del mencionado mi esposo, de los bienes rahíces que este haya usufructuado, fundo una administración con el objeto de que con las rentas de dichas fincas, que en ningún caso, salvo lo que después prevendré, quiero se vendan, se establezca un Asilo de Beneficencia que con el título de Nuestra Santísima Virgen de los Desamparados...”. Siendo el principal objeto de dicha fundación el “... recoger en él a niñas huérfanas pobres vecinas de Carcagente, cuya edad no sea menor de cuatro años ni exceda de los doce, en número que crean conveniente la Junta Administradora de dicho Asilo, y si a juicio de dicha Junta los rendimientos de mis fincas permitiesen hacer extensivo este beneficio a niños también huérfanos y pobres vecinos de Carcagente, de la edad antes expresada, podrán administrarlos y aun hacerlo extensivo también a pobres septuagenarios, o a falta de estos sexagenarios de la misma población...” (Cláusula XI, 3.ª).

También dejó constituida la primera Junta Administrativa del Asilo, nombrando al

“... Señor Cura de la Parroquial Yglesia de Carcagente, a sus hermanos políticos D. Rafael y D. José Maestre y Toviá, a D. Vicente Ribera Tarragó, presbítero, a D. Luis Ybáñez de Lara Escoto, D. José Matutano, D. Vicente Rodríguez de la Encina, barón de Santa Bárbara, y D. Francisco Carreres Vallo, a todos juntos y a cada uno de por sí, confiriéndoles las más amplias e ilimitadas facultades que en derecho necesiten para el buen desempeño de su cometido. Cuando por imposibilidades o fallecimiento de algunos de los nombrados administradores llegue tan solo el número de estos reducido a tres, incluso en este número el Señor Cura de la Parroquial Yglesia de Carcagente, se creará otra Junta, sin excluir de ella mientras vivan a los dos de los individuos nombrados, compuesta dicha Junta en primer término del Señor Cura de la Parroquial Yglesia de Carcagente, del Señor Vicario de la misma Parroquia, del que ejerze el cargo de Fabriquero de la misma y dos vecinos de la población que serán elegidos entre los mayores contribuyentes por territorial de ella y cuya elección ruego y suplico al Reverendo Prelado de esta Diócesis tenga la dignación de hacerlo, renovándose cada vez que vayan falleciendo alguno de los mayores contribuyentes elegidos...” (Cláusula XI, 5.ª).

Doña Amalia Bosarte, distinguida a lo largo de su vida por un profundo sentido religioso y caritativo, falleció en Valencia (plaza Príncipe Alfonso[12], 13 -1ª), el 8 de abril de 1897, siendo enterrados sus restos provisionalmente en un nicho del Cementerio General de Valencia, donde permanecieron hasta el 27 de febrero de 1903, en que fueron trasladados, junto con los de su esposo, al suntuoso mausoleo[13] realizado por el arquitecto Antonio Martorell Trilles[14], en cuya lápida sepulcral dice: D.O.M. Aquí yace la Exma. Sra. D.ª Amalia Bosarte y Taléns de Maestre, fundadora del Asilo de Ntra. Sra. de los Desamparados de la Villa de Carcagente (...) a los 63 años de edad. R.I.P.A.; acordándose por la Junta de Patronos del Asilo, el encargarse de su mantenimiento y decoro, en tributo de agradecimiento a la fundadora. El Ayuntamiento de Carcaixent le dedicó la antigua calle del Cuartel. En 1958, con motivo de los actos conmemorativos de las Bodas de Oro de la fundación del Asilo, fue levantado en el patio central, el monumento a doña Amalia Bosarte, que fue realizado por el escultor Enrique Giner Canet.[15]



Descárgate el documento original con las referencias históricas


[1] Taléns fue un linaje llegado al antiguo Reino de Valencia con la conquista de Jaime I, al siglo XIII. De este linaje, durante los siglos posteriores, surgieron varias ramas. Una de las líneas es la iniciada por José Taléns Lloret (1595-1666), médico y baile de Carcaixent, casado en segundas nupcias con Isabel Juana Albelda Grau (1609-1685). Fueron padres de Salvador Taléns Albelda (1635-1756), baile de Carcaixent, casado con Catalina Albelda Pablo (1642-1701). Fueron padres de Salvador Taléns Albelda (1667-1756), casado con Raimunda Ferrando (+ 1747). Fueron padres de Francisco Taléns Ferrando (1698-1766), regidor perpetuo de Carcaixent, casado con María Inés Albelda Garrigues. Fueron padres de Salvador Taléns Albelda (1733), regidor perpetuo de Carcaixent, casado con Mariana de la Riera Ludeña, oriunda de Almussafes. Fueron padres de Salvador Taléns de la Riera (* 1763), regidor perpetuo de Carcaixent, casado con Juana Bautista Brú Guerau (1770-1816). Fueron padres de Josefa Antonia Taléns de la Riera Brú (Carcaixent, 1811-Olmedo-Valladolid, 1830), casada con el militar Clemente Bosarte Martínez, oriundo de Madrid, padres de doña Amalia.

[2] En 1823 aparece de ayudante de campo del general en jefe del Ejército Real de operaciones Vicente Quesada. Gaceta de Madrid, 7-10-1823, pág. 344.

[3] Isidoro Bosarte de la Cruz (Baeza-Jaén, 1747-Madrid, 1807). Sus padres murieron cuando era muy joven, por lo que se trasladó a Madrid y luego a Valladolid. Estuvo bajo el cuidado de Antonio de Robles Vives. Luego comenzó a trabajar para el conde de Aguilar. Fue empleado del servicio exterior español y estuvo comisionado en misiones en Turín (1775-1779) y Viena (1779-1786). A su regreso a España, en 1786, publicó varios estudios sobre el arte en la Antigua Grecia y varios monumentos de Barcelona. En 1792 fue nombrado secretario de la Real Academia de San Fernando, que ocuparía hasta su muerte. Su obra más destacada es el famoso Viaje artístico a varios pueblos de España (1804), donde describe las riquezas artísticas de Valladolid, Segovia y Burgos. Es considerado, junto a su enemigo Ceán Bermúdez, uno de los más ilustres historiadores de arte de España.

[4] José Bosarte Martínez (Madrid, ca. 1796-Carcaixent, 1885). Teniente coronel graduado, primer ayudante del Regimiento de Caballería “Castilla” primero de ligeros. Fueron sus padres Isidoro Bosarte de la Cruz y Juana Martínez de León. Contrajo matrimonio con Pascuala Taléns de la Riera Brú, el año 1826.

[5] Pascuala Taléns de la Riera Brú (Alzira, 1807-Carcaixent, 1892). Fueron sus padres Salvador Taléns de la Riera (1763-1825), regidor perpetuo de Ayuntamiento de Carcaixent, y Juana Bautista Brú Guerau (1770-1816).

[6] Los Marau pertenecían a una importante familia de la burguesía valenciana liberal, y fueron propietarios de extensos terrenos y fincas en L’Olleria, siendo además muy relevante su papel en la política valenciana de la época. Uno de sus miembros, Antonio Marau Brú, tío de Estanislao Marau, fue ennoblecido por el rey Fernando VII, en 1817. Levantaron su residencia en la calle de San Bartolomé, actual Ravalet, actualmente conocida por el Palau dels Marau, o Casa dels Santonja. Del edificio, que aun conserva el estilo de las casas señoriales de la época, es de destacar las pinturas de la planta principal, la primera y el techo de la escalera. Las mencionadas pinturas, junto con la sala oscura adjunta, parecen manifestar que era lugar de reunión de algunas logias masónicas que tanto proliferaron en la zona de Xàtiva durante los siglos XVIII y XIX. Después de pasar por diversos propietarios, durante más de doscientos años, en 1997 fue adquirido por el Ayuntamiento con el propósito de instalar un museo sobre la tradición e historia del vidrio en la población. Vid. VIDAL VIDAL, J. V., “Els frescos de la Casa Santonja-Palau dels Marau. Un temple maçó del segle XIX en l’Olleria (València)”, dentro de Archivo de Arte Valenciano, Valencia 2004, núm. LXXXV. HUGUET PASCUAL, J. y SOTO ARÁNDIGA, R., “Informe sobre el Palau dels Marau, o Casa dels Santonja, de l’Olleria”, Consell Valencià de Cultura, Pleno de 28 de noviembre de 2005, celebrado en Ibi (Alacant).

[7] Establecieron su residencia en la calle de Santo Tomás, número 10. Dicha vivienda fue adquirida en 1845 a Rafaela Puigmoltó Pérez, hija del conde de Torrefiel y casada con el abogado Francisco Rodríguez Trelles.

[8] Pascual Brú Ferreres. Hijo de Pascual Brú Mompó y Josefa Ferreres Mompó. Ordenado presbítero en 1887, fue ecónomo de la parroquia de Llosa de Ranes (Valencia); canónigo, ecónomo y abad de la colegiata de Xàtiva (1919-1920). También fue poseedor del beneficio instituido por José Antonio Mompó Plá, en el ex-convento de santo Domingo, santuario de la Virgen de Loreto, de La Ollería. Durante la guerra de 1936, estuvo escondido en un molino del río Clariano, nombrado de Rodenes. Finalizada, regresó a La Ollería, en 1939. Falleció el 4 de mayo de 1940.

[9] Movimiento revolucionario español conocido también como Revolución de Septiembre o “La Gloriosa”, que instauró en España un período de libertades democráticas (1868-74) al ser destronada Isabel II.

[10] Los restos mortales de Estanislao Marau recibieron cristiana sepultura en el Cementerio General de Valencia, Sección Segunda Izquierda. N.º 2.098, Tramada 3.

[11] Se aplica al restablecimiento en 1874 de la monarquía borbónica en la persona de Alfonso XII y, por extensión, al régimen político y económico inaugurado entonces; generalmente el fin se sitúa en 1902, al iniciarse la mayoría de edad de Alfonso XIII, aunque algunos autores la prolongan hasta la Dictadura de Primo de Rivera, si bien la monarquía pervivió hasta 1931. Su principal artífice fue Antonio Cánovas del Castillo, jefe del partido alfonsino desde 1873. La Enciclopedia, Salvat-El País, tomo 17, 2003, pág.13.305.

[12] Este nombre le fue dado a la plaza en 1858 para conmemorar la visita a Valencia de la reina Isabel II, y homenaje a su hijo, el príncipe heredero. Por acuerdo municipal de 4 de octubre de 1868, cambió su denominación por el de la Aduana, en alusión al edificio de la Audiencia. El nombre actual de Alfonzo el Magnánimo data del año 1940. Según Santiago Brú Vidal: “Aunque no se sabe con certeza cuándo comenzó a configurarse el Parterre como jardín –ya que en un principio sólo era conocido su trazado como plaza de la Aduana (por su situación contigua al noble edificio neoclásico construido para tal fin entre 1758 y 1802, destinado luego a fábrica de tabacos y que hoy alberga el Palacio de Justicia de Valencia–, sí que hay constancia de plantaciones arbóreas a partir de 1852 –magnolios, araucarias, etc.–, como se conocen, igualmente, documentos gráficos de 1858 que nos muestras la entonces llamada plaza del Príncipe Alfonso, que también llevó los nombres de Milicia Nacional y de Mendizábal”... (Memoria Gráfica de Valencia, Levante-EMV, 1998, pág. 466). La vivienda fue adquirida a Antonio Vives Ciscar. Fue inscrita en el registro de la Propiedad, el 17 de marzo de 1876, tomo 330, libro 28 del Distrito del Mar, fol. 200, finca nº 1.190. Fue tasada por el arquitecto Antonio Martorell Trilles, el 29 de marzo de 1878, por la cantidad de 155.000 pesetas. El edificio lindaba por la derecha con otro de Pedro Ariño, calle de la Nave en medio, por la izquierda con el de Joaquín Gómez, calle del Olivo en medio, y por las espaldas con los de Bartolomé Contell y Francisco Guijarro.

[13] Según el acta de la reunión celebrada el 2 de marzo de 1903, “El Sr. Barón de S.ta Bárbara dio cuenta á la junta de haber verificado el traslado del cadáver de la Sra. Dña. Amalia Bosarte Taléns de la Riera, fundadora de este Patronato y Asilo desde el nicho provisional del Cementerio general de esta ciudad (Valencia) que ocupaba al Panteón que la misma dispuso en su último testamento que para su enterramiento y el de su esposo Don Eduardo Maestre Toviá se construyera á sus expensas en el citado cementerio general de Valencia como lo verificaron los señores albaceas testamentarios de la misma bajo la dirección facultativa del Arquitecto de Valencia D. Antonio Martorell.

Dicho traslado del cadáver se verificó el día veinte y siete de febrero de mil novecientos tres ante la presencia del Sr. Barón de S.ta Bárbara y de D. Francisco Maestre Laborde-Boix.

La junta queda enterada, aprobó todo lo hecho por el patrono Sr. Barón de S.ta Bárbara en este asunto y acordó que de fondos del Patronato se satisfagan los gastos que ocasionó el traslado que ascienden á cincuenta y siete pesetas cincuenta céntimos”.

[14] El género funerario comenzó a ser tratado por Martorell pocos años después de su titulación, tal vez introducido en él por su preceptor ya que fue Sebastián Monleón el primer arquitecto que logró edificar un monumento en el Cementerio General de Valencia en 1846 dedicado a Juan Bautista Romero Conchés . El primer encargo de Martorell en este género del que tenemos constancia es el proyecto de mausoleo para José Peris y Valero, firmado y fechado en julio de 1877. Meses antes, el 15 de mayo de 1876, Fernando Zorija Escrich, se dirigía a la Corporación para exponer su deseo y el de varios amigos del difunto, de erigirle un mausoleo individual que perpetuara su memoria. El diseño presentado para su aprobación aunque de modestas dimensiones y composición sencilla, es sin duda uno de los proyectos más cuidados, definidos y ordenados de los que hasta el momento habían sido presentados ante esta Comisión. Dos años más tarde, en 1878, de nuevo hacía gala de su buen hacer presentando un proyecto ejemplar de mausoleo para la Familia Montesinos. Muchas serán las familias que a partir de entonces elevan un pequeño panteón con cripta en el pasillo central que lleva desde la entrada principal a la capilla del camposanto. Era una opción mucho más razonable y asequible para la pequeña y mediana burguesía, frente a las monumentales construcciones que hasta el momento poblaban la necrópolis, como el monumento a Juan Bautista Romero, primer panteón edificado en Valencia en 1846, o el templo importado de Génova para Virginia Dotrés, y los panteones capilla de los White y Llano (1858), los Trenor (1863) o los Ibáñez (1867) entre otros. Martorell aunque se inició en el género funerario gracias a estos pequeños proyectos, pronto se hizo merecedor de grandes encargos una vez demostrado el cuidado y dedicación que imprimía en estos diseños. En 1881 firma uno de los proyectos más monumentales de la necrópolis valenciana, el panteón a los Marqueses de Colomina, que en forma de templete se eleva mediante una cubierta escalonada surmontada por una esbelta linterna que remata un ángel, una de las obras escultóricas que junto con las alegorías del trabajo, la industria, el comercio y la agricultura, modeló el escultor José Aixa Iñigo (Valencia, 1844-1920) para este monumento. Martorell y Aixa, ambos estudiantes de San Carlos y con el tiempo profesores y Académicos, llegaron a formar un equipo colaborando en otras obras tanto en el recinto funerario como en el exterior. Es el caso del  panteón para la familia Sánchez Quintanar, cuyo proyecto de 1888, aunque firmado por Antonio Martorell, está protagonizado por un ángel del Juicio Final en relieve de José Aixa. Igualmente en la década de los noventa, ambos se encontraban de nuevo en los trabajos de limpieza y restauración del edificio de la Lonja, para los que Aixa realizó los dibujos que habían de servir de base y modelo para la restauración de los grandes ventanales del Salón columnario, mientras que Martorell fue el designado por la Academia de San Carlos, como representante de la Sección de Arquitectura para la realización del informe de intervención. Esta exitosa y efectiva unión de arquitecto y escultor se manifiesta nuevamente en la fachada de la facultad de Medicina de Valencia, obra dirigida por Martorell y engalanada en su fachada con alegorías escultóricas por Aixa. Por orden cronológico, según la fecha del diseño y siguiendo la documentación del Archivo Histórico Municipal de Valencia podemos encontrar los túmulos dedicados a: José Peris y Valero, 1877; Antonio Mengod y Huete, 1883; Familia Montagud, 1883; Familias de Segura y Monforte y de García y Monforte, 1883; Remedios Salvador Viuda de Quesada, 1884; Vicente Ortega y María Soler, 1887; Tatay Pérez, 1888; Sánchez Quintanar, 1888; Familia García Saye, 1891; Familia Franquero, 1892; Familia Gilabert, 1892; Familia Laurence, 1892; Pintor Antonio Cortina, 1892; Familia Monleón y Torres, 1893; Familia Serrano Cañete, 1893; Familia de Chiva, 1895; Familia Pla y Rams, 1895; Familia de Mellado, 1895; Antonio Suárez Chiglione, 1899; José Martí y José Puig, 1899; Luis Albacar Tournier, 1899; Salvador Albacar Gil, 1899; Familia Banús, 1902; Familia Tormo, 1904; Familia Mayans y Escobedo, 1906; Familia Castells, 1908; Josefa Fernández Blasco, 1910... Adscrito a una tendencia más académica, realiza un cuidado diseño para un panteón capilla atendiendo a la solicitud de Carlos Dupuy de Lome. Presentado ante la Comisión de Cementerio el 25 de mayo de 1885, fue aprobado por el arquitecto municipal José Calvo el 10 de junio siguiente. En diciembre del mismo año, firmaba otro proyecto para el panteón de la familia Jura-Real y Villatoya en el que daba un giro radical en la cuestión de estilo, desarrollando una arquitectura plenamente goticista. Esta versatilidad en la creación de diseños de tan diferente traza es una muestra del repertorio arquitectónico que no sólo Martorell, sino todos los arquitectos contemporáneos de entre siglos manejaban en sus creaciones. Más tarde, en la década de los noventa encontramos el diseño para la familia Alcaráz, otra nueva variación que en parte toma como base el boceto para la familia Dupuy Delome. En este pequeño mausoleo de inclinaciones neobarrocas, se puede apreciar como los elementos arquitectónicos se desenvuelven con mayor libertad tanto en su conjugación como en su ornamentación. Por último traemos a colación el panteón que para su propia familia diseñó Martorell en el año 1908. BLASCO SALES, M.ª J., “La arquitectura funeraria de Antonio Martorell y Trilles en el Cementerio General de Valencia”, Archivo de Arte Valenciano, LXXXV, Valencia, 2004, págs. 119-128.

[15] Enrique Giner Canet. Escultor-medallista. Nació en Nules (Castellón) en 1899. Muy joven todavía ingresó en la Escuela de Bellas Artes de San Carlos, donde destacaría especialmente en dibujo y escultura. Allí tuvo, entre sus profesores, a Cebrián Mezquita, Renau, Carbonell, Rafael Rubio, Aixa, Blanco, Paredes, Salvá...Tras su estancia en Larache –por servicio militar– y Madrid, regresó a Valencia, introduciéndole su maestro Eugenio Carbonell, en su clase de Dibujo del Natural, de la que, en 1926, era profesor. A partir de 1928, en que gana un premio en Zaragoza, Giner se especializa en el campo de la medallística. Antes, en 1926, realizó Pax multa, y simultaneó desde ese momento la realización de medallas con los relieves de madera; estatuas de bulto redondo en madera, piedra, escayola y bronce; y plaquetas de fundición de modelos de medallas. Giner destacó por su preciso dibujo de línea clásica. Premio Nacional, en el Museo de Bellas Artes de Valencia se conserva su talla en madera El escultor, la obra y el modelo. Fue catedrático de la Escuela de Bellas Artes de San Carlos de Valencia y académico de número de la Real Academia del mismo nombre, versando su discurso de ingresó sobre De la medalla y sus artistas. De entre las medallas merecen especial mención: Milenio de Castilla, Centenario de Goya, Cervantes y Luis Vives... También son obras suyas los monumentos a Cajal, en la Facultad de Medicina de Valencia, al naturalista Beltrán Bigorra, en Nules, y al doctor Comín, en Benicàssim. Asimismo, aparte de diversos panteones y obras civiles, ha esculpido muchas imágenes en talla, como el San Miguel del Enguera y los cristos, crucificado y yacente, de Benicalap. En su ciudad natal, donde falleció en 1990, existe un museo de Medallística que lleva su nombre. VV. AA., Gran Enciclopedia de la Comunidad Valenciana, Levante-EMV, 2005, tomo VII, pág. 305. PERLES MARTÍ, F. G., “El escultor y medallista Enrique Giner Canet”, Archivo de Arte Valenciano, Valencia, 1985, y “La medalla y el medallista”. Catálogo de la Exposición Antológica de Enrique Giner Canet, celebrada en la Sala de Exposiciones del Museo de Bellas Artes de Valencia, en 1983. BLASCO CARRASCOSA, J. A., La Escultura valenciana en la Segunda República, Ayuntamiento de Valencia, 1988, págs. 85-86.

 

 

Encuestas

¿Crees que las nuevas tecnologías son útiles para tu hijo en el ámbito educativo?
 



Potenciado por Joomla!. Designed by: free joomla templates VPS hosting Valid XHTML and CSS.